Mi cita en la Embajada

Hoy voy a hablaros sobre uno de los momentos mas importantes del proceso para ser au apair: la cita en la embajada de Estados Unidos! Si en el post anterior os expliqué todos los documentos necesarios para la obtención del visado, esta vez os contaré mi experiencia en la embajada para que aquell@s que aún no hayáis ido sepáis más o menos cómo funciona

Como ya os adelanté en la entrada anterior, el día de vuestra cita tendréis que ir personalmente a la Embajada de Estados Unidos (Calle de Serrano, 75), por lo que si no sois de la capital tendréis que desplazaros.

Yo tenía la cita el 21 de enero a las 9.15. Me fui con tiempo porque odio ir con prisas cuando no se muy bien a dónde voy y quería encontrar tranquilamente el edificio. Cuando lleguéis, veréis que hay una cola de gente esperando en la puerta. Tened en cuenta que no podréis poneros en la cola más de quince minutos antes de la hora de vuestra cita. Una vez estéis en la cola, una chica de la embajada os preguntará vuestro nombre para tacharos de una lista y os dirá que tengáis a mano la foto, la confirmación del DS-160, el comprobante de pago de la tasa SEVIS y el formulario DS-2019. Además, os dará una funda transparente donde meterlos.

A continuación, el vigilante de seguridad os abrirá la puerta y entonces tendréis que pasar los controles de seguridad. Sinceramente, me pareció todo muy exagerado y los dos vigilantes que me tocaron a mí fueron bastante maleducados y bruscos. Nada más entrar me dijeron, y cito textualmente: “Chaquetón y bolso fuera, aparatos electrónicos, cosas metálicas fuera, cinturón, móvil y llaves en la bandeja”. Yo cual jovencita obediente hice todo lo que me dijeron y cuando me disponía a pasar por el arco detector de metales me dice el vigilante: “Señorita el pen ese que lleva en medio del bolso también lo tiene que sacar eh!!” (no puedo expresar el tono exacto, pero os digo que me sentí como si hubiese matado a alguien!!!). Claro, yo ahí suuper nerviosa, sinceramente ni me acordaba del pen,  pidiendo mil disculpas y sacándolo del bolso. Al pasar el arco no pité ni nada ( la señora que iba delante de mí sí pito y le pasaron el detector manual).

Tendréis que dejar el móvil (y si lleváis un pen como yo pues también) en la cabina, os darán una tarjeta con un número y al salir lo recogéis.

Una vez hayáis conseguido pasar los controles de seguridad, os abrirán otra puerta, subiréis unas escaleras y entraréis a una estancia donde otra chica de la embajada os revisará los documentos que habéis preparado en la cola y os dará un número. Ahora entraréis en la sala definitiva donde os llamarán tres veces, ya que tendréis que pasar por tres ventanillas diferentes. En la primera hay que entregar la funda transparente con los documentos; en la segunda os pedirán las huellas dactilares de todos los dedos de las dos manos; finalmente, en la última ventanilla os harán la famosa “entrevista”. Lo pongo entre comillas porque de entrevista tiene poco, te hacen tres preguntas y arreando.

En mi caso podría haber acabado muy muy pronto y sin embargo estuve hora y media, porque si tiene que pasar algo, seguro me pasa a mí! Os resumo: las dos primeras veces me llamaron rapidísimo, el problema vino con la tercera ventanilla. Según me explicaron después dos chicas de la embajada, se ve que se reparten los expedientes en las diferentes ventanillas. Pues bien, el puesto que me tocaba a mí se ve que tenía del 30 al 45 ¿qué número era yo?…el 45!!! ¿Qué pasó? pues no lo se muy bien la verdad, sólo puedo deciros que justo en la ventanilla (que después descubrí que sería la mía) había una chica y un chico que estuvieron más de media hora. Los números pasaban y pasaban y de repente mi número!! yo nerviosísima por la entrevista me dirijo a la ventanilla y cuando llego, el chico que había en ella me dice: “pero esta no eres tú”, señalando una foto, y le digo pues no, esa no soy yo. Total que se había equivocado, así que me vuelvo a sentar y sigo esperando. Los números continuaban pasando y pasando y comienzan a atender a números mucho más posteriores que el mío. Total que me empiezo a poner nerviosa pensando que al haber dicho ya mi número pensarían que ya me habían atendido, así que pregunté a una de las chicas que hay en la sala y me dice que no me preocupe que ya me llamarán y me informa en qué ventanilla está mi expediente. Total que yo ya estaba pendiente de esa ventanilla y en eso que el hombre se va y aparece otro señor de la embajada con una pareja de señores mayores por la puerta que hay a la izquierda con el cartelito “Visas Diplomáticas”. Yo no daba crédito y me empezaba a poner nerviosa. Al final, una hora después, dijeron mi número!!! También os digo que estaba tan cabreada y cansada que se me pasaron todos los nervios.

Cuando llegué a la ventanilla, me atendió un chico americano no muy mayor. Me dijo si me iba de au pair a lo que le dije que sí y me preguntó si sabia hablar inglés a lo que también asentí, así que me dijo que íbamos a hablar en inglés porque así iríamos más rápido ( el hombre no tenia mucha idea de español). He de decir que resultó ser muy agradable. Las preguntas fueron del tipo: el estado al que iba, que hablara un poco de mi host family (me limité a decir sus nombres, en qué trabajan los host parents y la edad de los nenes), que cómo había encontrado el programa y poco más.

Por fin me dijo la esperada frase (en mi caso en español): “Tu visa ha sido aprobada” y me recordó que no tardaría más de una semana en llegarme, que me avisarían.

Tuve la cita un martes, el miércoles me informaron de que mi visado estaba en camino, y el jueves me avisaron de correos que ya podía ir a recogerlo! Me quedé alucinada de la rapidez y efectividad! jaja

Esto no lo dije en la anterior entrada, pero como ya expliqué, han cambiado el mecanismo de pago y solicitud de cita y si bien antes te mandaban el visado directamente a casa, ahora antes de elegir la cita tienes que seleccionar un establecimiento de correos (te ofrecen dos opciones) a dónde ir a recogerlo. Cuando lo recoges no tienes que pagar nada.

Así que esta fue mi experiencia en la Embajada de Estados Unidos!

Cosas a tener en cuenta:

-A mí me dejaron pasar el bolso pero al chico que llevaba detrás le dijeron que no podía pasar con la mochila.

-Revisad bien toda la documentación, porque a otra chica de la cola le faltaba el resguardo de la tasa sevis (se la tuve que enseñar para saber lo que era) y tuvo que irse. Le dieron 3 horas para volver.

-No os preocupéis si veis que empiezan a pasar números mayores al vuestro, porque ya os digo, que depende de en qué ventanilla esté tu expediente.

-A excepción de los vigilantes de seguridad de la entrada, el resto del personal fue muy agradable.

Y de momento nada más!

Nos vemos 🙂

 

Anuncios

7 pensamientos en “Mi cita en la Embajada

  1. ¡Hola Rocío!
    Si ya estás con el visado será que ya tienes destino al que acudir, ¿no? ¿A dónde marchas? Perdona si lo has comentado en las entradas anteriores, acabo de comenzar a leer tu historia y estoy un poco verde aún. jaja

  2. Hola Rocio!!
    Que alegría que ya tengas familia y fecha de salida! Yo estoy buscando la familia, y quiero estar segura de q estaré cómoda..
    Espero que sigas contandonos todo lo que te va pasando 🙂
    Yo te agrego a mi lista de blogs que sigo!
    Un saludoo!

    • Hola Eri! Muchas gracias por tu comentario. Ya he agregado tu blog a mis sitios de interés 🙂

      Haré una entrada sobre mi proceso de match por si puede ayudaros, aunque sea resumida, porque me contactaron muchas familias! jajaja

      Un beso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s